14/11/16

Y ahora un poco de lluvia


Estaba acabando de comer, cuando de repente escucho un sonido distinto. Un sonido al que no estoy acostumbrada. Ese sonido tiene que ver con la lluvia. 
Miro hacia la ventana, hacia el exterior de la casa y para mi sorpresa encuentro que está cayendo agua del cielo. 
Está lloviendo!!! 
Y esta es la sorpresa que encuentro al mirar detenidamente mi terraza mojada. Me entra una prisa descontrolada, y es que tengo ropa tendida. A lo cual le digo a mi hija: ayúdame que tengo que recoger la ropa que no quiero que se moje. De forma fugaz y veloz las dos nos ponemos en marcha para recoger la ropa que está tendida y que no se moje. De hecho ya estaba casi seca, tirando a húmeda pero seca. 
Y mira que deseo que llueva pero a veces es bastante molesto tener que tener que ver como la ropa se estaba mojando. ¿A ti te ha sucedido alguna vez que ha llovido y se te ha mojado la ropa? 
Dejando de lado un poquito la broma de la ropa que se moja, quería compartir contigo lo mucho que me gusta ver llover lo mucho que me gusta ver cómo la tierra se moja con esta agua. Parece ser que este agua es como una gratitud eterna para la tierra, para las plantas, para los seres que estamos aquí habitando. Y cada vez que veo llover y se emana desde la Tierra ese aroma a mojado, la humedad, es como que me llena toda mi persona, todo mi ser se llena. Esa plenitud que siento parece ser que está incluida dentro de este ciclo de la tierra. 
Espero disfrutes tú también de la lluvia como lo estoy disfrutando yo, saludos.
Publicar un comentario