24/11/16

Sendas del amor

Su rostro me es tan lejano, que al intentar recordarlo una nube me cubre de recuerdos. Recuerdos bellos al igual que angustiosos. Pensar que me ayudó a salir de una mala situación y entrar en otra muy bella que fue el conocerlo en persona. Pero al igual que mis recuerdos son nublosos. mi amor por el otro también lo era. Fue ese mismo instante que mi gran amor no era él y se lo dije produciéndole un gran dolor, que mi pobre corazón más tarde se lamentó. Así comprendí que quería pasar el resto de mi vida junto a él noches enteras a su vera sintiendo su latir y su lecho. Me enternece su ser, su piel tan cálida que me hace suspirar de placer. Saber que su risa me va a atraer al olvido, a la felicidad y a su gran querer. Me siento tan feliz que no sabría que hacer sin él. Los senderos que son cubiertos de majestuosos árboles nos hacen sombra para el paseo hacia las nubes del amor.
2003
Publicar un comentario en la entrada