29/11/16

Enamorados

Qué bonito mirar a los ojos de dos personas que en el fondo están enamoradas, las miras y sus caras son de alegría, aunque no lo demuestren. Pero es una alegría aún más fuerte. La sienten por dentro, esperan al momento cumbre. El momento cumbre es aquel en el que pueden besarse sin que nadie les dé importancia, se sienten solos entre un mundo de ilusiones. Se mezclan besos, abrazos, caricias, sentimientos que pueden expresar sin ningún miedo. Envidio esa situación, pero por otra  parte me pongo feliz, sé que alguien queda con esperanza.

Estas palabras las escribí en el año 2003 justo después de mi ruptura con mi primer novio. En ese momento me encontraba como en un caos, desorientada, sin saber dónde mirar. Aún así miraba al resto de personas buscando esa esperanza para poder seguir disfrutando de la vida. Sabía que aquello que acababa de sucederme, la ruptura, tenía que ser de esa forma para poder yo conocer a la persona con la que estoy actualmente. En la vida me han sucedido distintas situaciones dolorosas y agradezco que éstas hayan tenido cabida en mi. Gracias a estas situaciones dolorosas he podido aprender, experimentar, evolucionar y crecer personalmente. La cuestión es si ese dolor lo puedo prevenir. Hay situaciones que se pueden prevenir siempre y cuando me escucho a mí misma en lo más profundo de mi ser. Y si me escucho es cuando se pasa la situación de forma más atenuada, la energía en la que se va a mover esa situación turbulenta ya no va a ser con tanta fuerza como si yo hubiese hecho por no querer vivirla.
Me alegro de que las personas de mi pasado hayan estado junto a mí. Gracias a estas personas se ha hecho posible que yo esté aquí. Gracias a ellas yo existo aquí y ahora. Y con ello me gustaría que dieses tu versión de tus dolores pasados y si los has podido sanar.
Yo sigo sanando heridas del pasado. Heridas que con pequeños detonantes diarios salen a la luz. Las heridas siguen estando dentro de mi mal cicatrizadas. Y gracias a aquellas personas que me ponen en mi una herida mal cicatrizada puedo sanar.
Gracias a ti yo puedo ser aquí y ahora.
Espero te sirva de reflexión para poder indagar en tus heridas y poderles dar una nueva forma y poderles dar una nueva salida para que tú disfrutes de tu presente y de tu vida.
Publicar un comentario