9/11/16

Aceite propio

Este es el resultado de recoger la oliva. Una total de dieciséis quilos y prensado en la almácera(no tengo ni idea de cómo se escribe esta palabra en castellano, en valenciano la escribo almàssera) son dos litros y medio de aceite.
Si dos litros y medio de aceite, es poco... pero es hecho por mí, jejeje. Estoy orgullosa de mi aceite, sé que en algún futuro quizás obtenga más, esto dependerá de si fuera a tener más oliveras.
Lo que quería compartir es lo contenta que estoy de haber hecho este año mi olivera. Cerca tengo una olivera bastante grande y que hasta este año no había pensado en coger la oliva, ya que es muy poca y de costumbre las almáceras no cogen tan poco volumen de oliva. El año pasado mi madre estuvo disfrutando viviendo en una casita y fue la primera vez que yo tuve opción de recoger las olivas. En esa ocasión nos hablaron (ya no recuerdo quien me lo contó, si mi primo, o un vecino) de una persona que tenía una almácera pequeña y cogía cualquier cantidad de olivas para prensarlas y sacar aceite.
Ya probamos el resultado y a mi personalmente me gustó el trato con la persona y el coste. Así que sabía que un futuro volvería a él para llevar de otro lugar olivas, y este año lo recordé con lo cuál tenía claro que iba a recoger toda la oliva de la olivera y llevársela. 
El año pasado hicimos aceituna aliñadas con hinojo, limón y ya no recuerdo que más. El resultado fueron mucho trabajo y muchos tarros de aceitunas. Para mi gusto muy fuerte aunque un trabajo bien hecho en cuanto a la maceración y el aliño.
Prosigo con la oliva de este año, la recogimos la almacené en un saco y sólo había medio saco. Pensé que me daba igual si sólo salía un litro o dos de aceite, sabía que eso era el menor de mis preocupaciones. Lo que si me apetecía era probar la experiencia de recoger mi oliva y obtener mi aceite y tachán... HECHO, esta vez conseguido. He generado unas expectativas y han sido cubiertas por todos los lados. Tiempo de trabajo menos de una hora, la almácera un trabajo muy bien hecho con un buen precio y en hora y media aceite hecho. Tuve que esperar pues ya estaba en marcha la almácera y tenía mucha oliva por delante de mí. No fue problema esperar, pues la almácera se encuentra relativamente cerca de donde vivo con lo cuál pude ir dejar la oliva y más tarde acercarme para recoger el aceite :D
Lo espectacular del asunto es que al árbol no le he hecho nada más que contemplarlo, podarlo y pedir permiso para colgar un columpio. Y el resultado de la naturaleza es siempre mayor, olivas por todas las ramas con un tamaño grandioso. Gracias madre tierra por acercarme un fruto tuyo. Un fruto que hago servir a diario para todas las comidas, para los bocadillos, incluso para las cremas para las cremas de hipérico que me gusta utilizar este tipo de aceite. Un fruto eterno y de color vivo y espeso. Ese fruto que me da satisfacción poder recogerlo para darle una nueva forma y prolongarlo en mi cocina durante un tiempo finito y saborearlo en cada pedacito de bocado que lleve a mi boca. Gracias de nuevo sabia tierra que siempre emerge de ti lo que yo espero dándote la bendición de tu existencia. Gracias a ti he podido experimentar con el fruto de la oliva y gracias a ti existo. Gracias.

Y tú has podido alguna vez experimentar con dicha labor? te apetece compartir conmigo tu experiencia?


Publicar un comentario en la entrada