19/11/16

Algarroba o garrofa


Hace poco nos fuimos mi familia y yo, de excursión a Lorcha. Es un pueblo que está en la Vall de Perputxent, cerca de Beniarres y de Gaianes. Aunque un poco más cerca de Villalonga se encuentra. El tiempo que se tarda por la montaña que puedes atravesar para ir por una carretera secundaria, más bien sería como como una pista forestal, por este camino muy corto llegar a Villalonga. 
Estábamos en este paraje cerca de lo que es la estación de tren, y decidimos subir a ver el castillo, que están haciendo obras. Estas obras no te permite la entrada al recinto del castillo. Sin embargo se puede ver la envergadura que tiene el Castillo, a nivel de construcción. Componiendose por diferentes construcciones. 
A la bajada de la visita del castillo lo decidimos hacer por la parte trasera del Castillo. Una parte trasera habilitada gracias a la obra que se está realizando en el Castillo. Seguimos este camino cementado que bordea unas cuantas casas, una de estas casas tiene cerca un algarrobo, o como yo diría en valenciano un garrofer. Pues bien este garrofer estaba repleto de algarroba o de garrofes. Y me vino a la mente enseguida un pensamiento fugaz. El pensamiento tenía que ver con mi deseo de obtener unas cuantas garrofas o algarrobas. Es decir, lo que es el fruto del árbol, que es como una vaina alargada de color marrón, la cual les gusta mucho a los asnos, burros, mulas, caballos y quizás algún que otro animal más. Lo que quería de este fruto era poder conseguir unas cuantas vainas para poder llevármelas a casa y hacer harina de algarroba. 
Y es que esta harina de algarroba la utilizo para una receta que me encanta. Esta receta tiene que ver con una coca dulce de chocolate que hice el año pasado. Y modifiqué un poco lo que serían los ingredientes. Sustituí el chocolate por harina de algarroba. El resultado una exquisita coca dulce para acompañar una merienda o un almuerzo o incluso un desayuno. 
Tengo que comentar que mi hijo y mi hija junto al amiguito que venía acompañandonos disfrutaron muchísimo recogiendo la algarroba, la del suelo claro, porque para ellos era un juego divertidísimo. Mi hija cogía la vaina y la intentaba abrir para sacar todas esas pequeñas semillitas que tiene dentro o leguminosas, para poder decir: eso son las semillas para hacer un árbol de algarroba. 
A día de hoy puedo decir que he seguido encontrando semillas de algarroba por diferentes estancias de mi casa. Esto tiene que ver con que mi hija se le ocurrió esconderlas o más bien guardarlas, en una mochila, que después parece ser va cayendo por diferentes lugares de la casa. 
También tengo que decir que hace poco encontré un trozo todavía de algarroba cerca de lo que es el bancal donde tengo las gallinas parece ser que acabamos de esparcirlas por diferentes sitios. 
Bien de esta algarroba cogí la vaina y la tuve que dejar al sol como unos 4 días. Al cabo de los 4 días tuve que tostarla al horno para que la vaina estuviese seca del todo para posteriormente triturarlo en la Thermomix. 
Cuando una vez hice todo esto pude obtener lo que sería la harina de algarroba que la tuvimos que tamizar porque la semilla quedaba bastante entera. Y por fin conseguí mi harina de algarroba para poder seguir haciendo las veces que me apeteciese la coca de algarroba. 
Cuéntame tú también has cocinado alguna vez con harina de algarroba? para qué receta has utilizado este ingrediente?
Saludos
Publicar un comentario