7/11/16

Noche horribilus


Quiero compartir contigo lo que significa para mi una noche horribilus. El caso es que hace poco la noche fue horribilus. Esto quiere decir para mí que en la totalidad de la noche no ha sido satisfactoria. He estado bastante incómoda con la situación y resulta que no recuerdo si he dormido lo suficiente o no. Claro al despertar me he dado cuenta que estaba descansada y podía notar en mi cuerpo tranquilidad y confort.
Pues bien a lo que voy, mi definición de la noche horribilus tiene que ver esta vez con lo siguiente:
Hacía aire y la persiana de la ventana hacía un sonido singular y extraño. Me ha costado bastante saber que era el aire quien causaba dicho sonido. Una vez comprendido este sonido ya lo he integrado en la noche, seguía siendo molesto pero ya almenos me dejaba dormir.
Otra cuestión discordante en la noche horribilus ha sido el calor y el frío. De repente el cuello y los pies notaban frescor y notaba que no estaba tapada... Vaya rollo despertarme y buscar donde se encuentra el relleno y me lo tengo que echar encima. Parece que ya he resuelto el fresco de mi cuerpo pero al rato estoy ardiendo... En ese momento pienso en refrescar un pie así seguro que ni me enfrío ni me achicharro. Calor y frío integrado en el sueño aunque con pequeñas molestias.
Otra cuestión el dolor de un lateral de la parte alta de mi espalda. El día anterior a la noche horribilus ya me molestaba la contractura aunque me hice punción y luego yoga en pareja para estirar bien la musculatura, seguía doliéndome de forma aguda... Que rolo un dolor que hacía que me acordase de mi espalda de forma continuada y de las obligaciones que no me habían satisfecho. Así que integro en mí buscar el placer y convertir las obligaciones en responsabilidades. Puedo seguir durmiendo aunque recordando este dolor para su mejoría.
Otra pequeña molestia la descubrí justo antes de acostarme y fue una perla de leche en el pecho izquierdo. Ohhh noooo eso ne hizo sentir terror. Hacía cosa de una semana había pasado mismo en el otro pecho y me costó emocionalmente muchos días llegar a la comprensión. Me empoderé esta vez para atajar las consecuencias de la perla  así que hablé con mi pareja que necesitaba apoyo en el cuidado de nuestros hij@s y esto tenía que ver desde el cuidado y amor hacia la situación que se desenvolvía en ese momento. Se acababa de generar un poco de caos justo a la hora de ir a dormir. El haberme comunicado y expresado mis necesidades hizo que durante la noche fuese llevadera la perla de leche. También la pinché con una aguja y la curé con árbol del té. El resultado por la mañana de esta actuación fue perla curada y situación resuelta :D
Y el último ítem que ha sido algo molesto ha sido la alta demanda de Jacob y tomar teta. Se ha estado quejando muchísimo, deduzco que sus quejas tenían que ver con las ganas de hacer pipi... Y como que todavía lleva pañal pues no he podido atender esta cuestión. Y es que ya hace tiempo que por las noches se aguanta el pipí pero no quita que pueda molestar cuando hay ganas y no lo haces por estar reteniendo. Consecuencia al despertar a las ocho un gran pipí ha salido. Ha sido tan descomunal que se le ha salido por la barriga y mojado el pijama y sábanas.
Y para finalizar mi noche horribilus he podido despertarme y darme cuenta que el dolor de espalada era inexistente, el dolor que había sentido era el de recuperación... Consecuencia de la sanación.
Y a ti. Cómo son tus noches horribilus?
Publicar un comentario en la entrada