15/6/11

Cinco pasos básicos para criar en positivo y sin castigos

Unicef ha puesto en marcha en Costa Rica una estupenda campaña llamada Eduquemos en positivo dirigida a padres, madres y educadores. Está basada en cinco pasos básicos a seguir para criar en positivo y sin castigos. Ante un conflicto:1) Cálmese, 2) Escuche, 3) Converse, 4) Explique y 5) Llegue a acuerdos.

Resalta la importancia de la comunicación positiva y de una crianza respetuosa, sin violencia, ni gritos, y hace una llamamiento a los adultos encargados del cuidado de los niños a adoptar actitudes y prácticas de disciplina participativa.

Educar a base de azotes, gritos y chantajes no es una educación enfocada hacia el respeto y la igualdad. El adulto se posiciona por encima del niño y no a su mismo nivel para debatir, explicar y buscar soluciones. Hay que saber que corregir no es pegar y que hay patrones de crianza alternativos a los azotes.

El orden de los cinco pasos es fundamental:

1) Cálmese

El primer paso es el más importante: saber reconocer los síntomas de la ira y lograr calmarnos cuando sentimos que el volcán está a punto de entrar en erupción.

Muchas veces nos sentimos desbordados, enfadados, llenos de ira, pero por algo somos los adultos y tenemos que aprender a poner el freno cuando estamos por perder el control.

2) Escuche

Saber escuchar es la base de la comunicación con los hijos. Se recurre al castigo como medida de “shock” antes de escuchar los motivos que han llevado al niño a tener tal o cual comportamiento.

Es más fácil levantar la mano o pegar un grito, pero aunque aparentemente sea una medida eficaz, el castigo es un método poco educativo.

Hay que escuchar al niño, que de su versión, para luego poder continuar con los siguientes pasos.

3) Converse

Es fundamental enseñarle a los hijos que los conflictos se solucionan conversando, escuchando los argumentos de los otros y exponiendo nuestro punto de vista, siempre desde el respeto.

No hay que olvidar que educamos con el ejemplo. Si estallamos cuando algo no nos gusta, estamos proyectando ese comportamiento también en nuestros hijos y aprenden que los conflictos se solucionan con violencia, y no con el diálogo.

4) Explique

Una vez expuestos los puntos de vista, tenemos que centrarnos en explicarles a los niños por qué lo que han hecho está mal. Por qué hace daño a otra persona, por qué lo que han hecho puede tener consecuencias no deseables, por qué puede ser peligroso, etc.

Si el niño o nosotros estamos enfadados, es mejor esperar un poco a calmarse para explicarles las cosas con serenidad para que puedan asimilarlas y comprenderlas mejor.

5) LLegue a acuerdos

Que seamos los padres no significa que tengamos la verdad absoluta. Muchas veces los niños nos dan grandes lecciones. El último de los pasos es conseguir llegar a acuerdos entre ambas partes. Como si fuese una negociación, habrá puntos en los que a veces habrá que ceder, tanto de una parte como de la otra.

La importancia de establecer acuerdos radica en que tanto el niño (y los padres si es el caso) se comprometen a mejorar o corregir actitudes de cara al futuro. La próxima vez, tendrá en cuenta lo que lo que hemos conversado y lo que le hemos explicado, e intentará hacerlo mejor o no hacerlo. Y sino, tendremos que volver a poner en marcha otra vez los cinco pasos hasta que pueda entenderlo.

Sí, efectivamente, aplicar estos cinco pasos básicos para criar en positivo y sin castigos requiere grandes dosis de paciencia, sentido común y cariño, tres pilares fundamentales para una crianza respetuosa.

Publicar un comentario