13/12/16

Gallinas

Gallinita ciega qué se te ha perdido, y éstas son mis gallinas. 
Y ahora mismo Santi me está enseñando su culo mientras yo intento redactar esta fotografía que puedes ver en el blog. Si acabo de escribir esto para ver quién lee estas palabras, y así poderme dar cuenta realmente si este trabajo de escribir en el blog le interesa alguna persona. xD
Dejando la broma de lado quiero comentar esta fotografía sobre mis gallinas. Desde que decidí tener gallinas he seguido de forma constante, exceptuando cuando llueve varios días seguidos, acercarme de forma diaria a ver cómo andan las gallinas, ponerles comida residual, mirar si tienen agua, miro si han puesto algún huevo, dejarle la puerta abierta para que puedan dar vueltas alrededor del gallinero y que coman hierbecitas e insectos que vayan encontrando. Es un gozo para mí ver como las gallinas al verme salen corriendo para esperar esa comida que les traigo. Y después las dejo estar un buen rato por fuera revolviendo las hierbas, y aleteando de un lado al otro, investigando en la zona, y luego a esperar que quieran volver a entrar al gallinero. 
Sin embargo hay veces que no quieren entrar de nuevo y me toca levantarme de forma sigilosa ir buscando la vía más fácil para poder hacer que vuelvan. Esto tiene que ver con una dirección en contra para que encuentren su propia huída hacia el gallinero.
Publicar un comentario