1/12/16

El pecho. Mi experiencia.

Mi experiencia sobre dar pecho es lo que quiero compartir contigo. 
Y es que esta experiencia es la segunda que tengo en mi vida. Me refiero a la experiencia que tengo de dar pecho con mi hijo que ahora tiene 2 años y medio. Y esta noche él se ha despertado varias veces sobre entre 2 horas cada toma. Para pedir pecho ha sido de esta forma, sobre una hora o dos horas de diferencia entre toma y toma. 


Lo que quiero contar es que aparte de que él haga esto por la noche, suele venir a veces, ligado a un desvelo. Y es que el desvelo que me ha ocasionado esta noche, ha sido como unas 2 horas de no poder conciliar el sueño. Me ha costado conciliar el sueño 2 horas, sí, dos horas acostada en la cama sin poder dormir. No podía parar de pensar en hacer cosas, he cogido el teléfono y me he puesto a escribir cosas. He tenido que dejar el teléfono creyendo que ya tenía un poco de sueño, entonces Jacob ha vuelto a tomar pero eso habrá sido a la hora. Cuando ha dejado de tomar el pecho me he dicho voy a hacer algo productivo con la noche. Y es que por las noches sobre sobre estas horas de 3 a 4, esta franja horaria tiene una alto nivel energético. Y es que este contenido energético tiene que ver con la entrada de información desde el cosmos. Una vez conectada con el cosmos ya he recibido esa información, parece que mi cuerpo ya ha asimilado que tengo que dejar de atender a este tipo de trabajo. Y es cuando parece que he entrado a un nivel de sueño profundo. 
Esto no quita que sea con mi hijo de dos años y medio, como he comentado anteriormente, ha seguido mandando a su ritmo. Y es que su ritmo depende de su necesidad. Y es que en este caso en la necesidad de mi hijo ha sido una demanda muy alta, y es que creo que tiene que ver, con que yo me he puesto a trabajar por las tardes. Y todavía no lo he ligado del todo, pero parece ser que su alta demanda viene unida a cuando yo estoy trabajando, bien de forma directa o más bien de forma indirecta por acumulación. 
Esto es lo que sucede durante algunas noches, sin embargo por el día cambia un poquito. Puede estar durante un par de horas, tres incluso, distraído, jugando conmigo, visitando lugares, estando con otra gente, o bien saber lo que él tenga ganas de hacer sin recurrir a mi pecho. Por el día parece ser que es más llevadero para mí el dar el pecho, pero hay una dificultad añadida a todo esta experiencia. La dificultad añadida a esta experiencia tiene que ver con la dentición de mi hijo. Y es que la dentición de mi hijo está rota, los 4 dientes de arriba están todos como cuarteados. Tiene como erosionada la superficie del diente, y esto hace que a veces genera pequeñas heriditas en el pezón. ¿Porque genera estas heriditas en el pezón cuando tiene 2 años y medio y su agarre es perfecto? Tiene que ver con sus distracciones asiduas. Se distrae fácilmente con cualquier cosa. Lo que produce la distracción es cuando está enganchado al pecho y gira la cabeza de forma repentina haciendo rozar su diente con el pezón. Esto es lo que produce esa pequeña heridita. Aunque son heridas que se curan rápidamente ya que su agarre es correcto. 
¿Y a ti te ha sucedido esto de las noches que he estado comentando?, ¿te desvelas por las noches?, o quizás, ¿la demanda de tu hijo o de tu hija también es elevada a causa de tú estás trabajando o ausente por diversas situaciones?
Publicar un comentario