18/8/15

Un cachito de mi: leyendo la Enzima prodigiosa


Quería compartir con vosotr@s acerca de mis impresiones al leer el libro:LA ENZIMA PRODIGIOSA de HIROMI SHINYA 
Que el resumen que he encontrado por Internet es este:
La dieta del futuro que evitará enfermedades cardíacas, curará el cáncer, detendrá la diabetes tipo 2, combatirá la obesidad y prevendrá padecimientos crónico degenerativos Más de dos millones de libros vendidos De acuerdo con el doctor Hiromi Shinya «tu cuerpo está diseñado para curarse a sí mismo»; la dieta que él propone ha curado a miles de pacientes sin recaídas. Cualquier persona, con independencia de su predisposición genética, puede ayudar a su cuerpo a evitar enfermedades cardíacas, obesidad, fibromas, estreñimiento, síndrome de colon irritable, enfermedad de Crohn, apnea del sueño y enfermedades autoinmunes. La clave está en el factor enzimático. Las enzimas son proteínas complejas que permiten el desarrollo de todas las funciones celulares. La enzima prodigiosa revolucionará tu forma de ver el cuerpo humano, la medicina y la salud. Explica por qué alimentos considerados saludables como los lácteos son la causa de enfermedades crónicas. Detalla los procesos de destrucción enzimática generados por el alcohol, el tabaco y las grasas trans. Al cambiar pequeños hábitos hoy tendrás buena salud siempre. El doctor Hiromi Shinya te enseñará cómo conservar el abastecimiento de las enzimas prodigiosas y revertir procesos degenerativos para fortalecer tus enzimas corporales y así gozar de buena salud hasta una edad avanzada.

Pues bien MIS IMPRESIONES acerca de la lectura, es que es una dieta más. Y no dudo de que funcione, pero es cierto que el doctor comenta repetidamente, que la dieta funciona si crees en ella y cambias los hábitos de la vida. Hacer ejercicio, sentirse satisfecho, encontrar la armonía son unas cuantas claves de cambio en la vida. Esto ya lo se. Pero es lo que suele decir cualquier dieta. Lo que si me impactó, después de probarlo en mi misa es lo que repetidamente dice (aunque cambie varias veces de numero) sobre masticar. Comenta que hay que masticar entre 50 y 70 veces el bocado que tenga en la boca, aunque como cambia el numero en diferentes ocasiones llegando a bajar el numero de entre 30 y 50 veces. Pues probando esto de masticar y contar descubrí la toma de conciencia que hice a la hora de comer. También descubrí el saborear de otra forma la comida y la textura. Y un gran descubrimiento: tardaba mucho más en comer, con lo cual a la hora de hacer la digestión no encontraba molestia ninguna. En otras ocasiones al comer rápido luego me dolía la barriga, como si hubiese comido mucho y fuera a explotar. Me di cuenta lo rápido que comía anteriormente, sin disfrutar del momento de comer. Y clara está la diferencia, disfrutar o no. Fue entonces que en cada mordisco que doy disfruto de lo que hago y la conclusión que he sacado de este libro, indistintamente de los alimentos que tome, es que hay que tomar conciencia de lo que tengo en la boca. Y así la nutrición que empieza en la boca es para mi más saludable. También he encontrado que algunos alimentos que antes comía como pan de molde comercial, sucedáneos de patatas fritas embolsadas, y productos parecidos; no me sabe a nada, empiezan con mucho sabor y se va enseguida. Y tú, ¿lo has probado? ¿Te ha sucedido lo mismo?
Claro y luego de esto, la forma que tengo yo de trabajar las enfermedades es muy importante saber que sucede en el fondo de la enfermedad, pero ese ya es otro tema. 
Publicar un comentario