22/2/14

Ramón Soler: Control de esfínteres y sometimiento en la escuela

Cuidar niños, educarles, acompañarles, son trabajos importantísimos, fundamentales, y no todo el mundo está capacitado para ejercerlo (y no hablo sólo de la preparación intelectual, sino también de la psicológica y emocional). Antes de hacerse cargo de un niño, todos los profesionales dedicados a oficios orientados a la niñez (desde un profesor, pasando por un pediatra o el acompañante del comedor, etc.) deberían pasar por un proceso terapéutico de limpieza de sus propias historias personales; de no hacerlo, corren el riesgo de repetir con los niños, que estén a su cuidado, los mismos errores que sus padres o educadores cometieron con ellos.
La persona verdaderamente inteligente y consciente de esta historia es Javier, el niño. Él, un pequeño de menos de seis años,  se rebeló ante el trato indigno al que estaba siendo sometido y presentó, con asertividad, su desacuerdo ante una situación tan injusta. Los niños criados con respeto son más conscientes de estas injusticias, saben valorarse y detectar las desigualdades y arbitrariedades que ejercen sobre ellos las personas que les atienden.
Javier, recibe el apoyo de sus padres en casa, pero me pregunto si con el tiempo, el colegio, ¿acabará rompiendo parte de sus ilusiones con este trato?
Si pedimos explicaciones a los profesores o directores de los centros, ellos nos dirán que resulta inviable para su organización que cada niño se levante para ir al baño cuando realmente lo necesite, que esto crearía caos y descontrol. Alegarían, estas o cualesquiera otras razones. Para mí, son excusas adultocentristas que no tienen sentido. El problema no son los niños, es el sistema. Un sistema educativo que se llena la boca con palabras como atención a la diversidad, autonomía e independencia, pero que, en realidad, masifica, unifica y estandariza a los niños para someterlos y hacerlos más vulnerables y manipulables.
Al final, como sucede siempre en nuestra sociedad, los niños acaban siendo siempre las víctimas inocentes.
...
Desde mentelibre, esperamos que la difusión de esta entrada sirva para crear conciencia y que, entre todos, logremos el abandono de este tipo de manipulaciones tan dañinas para los niños.
Texto: Ramón Soler
el texte complet en el següent enllaç:
Publicar un comentario en la entrada