5/2/14

¿Qué pasa cuando nos denuncian por educar en casa?


No somos una asesoría legal, solo un grupo de familias, pero llevamos años observando y recibiendo cada caso que sale a la luz (hay algunos que se ocultan y si la propia familia no lo hace público y no comparte su sentencia nada podemos hacer) y queremos sistematizarlos y resumirlos para que podamos hacernos una idea de por dónde puede llevarnos una denuncia. Cuando mencionamos la DESESCOLARIZACIÓN nos referimos a un documento firmado y sellado por el colegio, un documento que puede acreditar que no se trata de absentismo sino de una decisión consciente de los padres que se comprometen a proporcionarle el derecho a la educación a sus hijos sin el apoyo de la institución escolar. Cuando no hemos escolarizado nunca no hay obligación de pedir permiso a nadie ni presentar documento alguno. Este esquema incluye sólo casos reales y está basado en documentos reales, sin embargo vale decir que no es la receta del éxito, eso hay que tenerlo claro. Hasta ahora cuando nos acusaban era de abandono (recordad que el delito de no escolarizar NO EXISTE) y con una acusación así era difícil que prosperara. Los fiscales sin embargo pueden ser cada vez más creativos, imputando algunos delitos que ni se nos pasarían por la cabeza, (¿retención ilegal de menores???), los jueces pueden teóricamente admitir el recurso de la fiscalía tras una sentencia favorable para la familia, etc. Tal vez os sorprenda no encontrar la tristemente famosa sentencia de amparo del Tribunal Constitucional, pero realmente no podemos decir nada sobre el proceso, pues las familias implicadas no compartieron con nadie los datos y no sabemos siquiera porque en este único caso se llevo el proceso por vía civil. De todos modos sería para otro esquema. Este de aquí es lo que suele ocurrir cuando ocurre. Otra cosa que excluimos como dato es estar matriculado en una escuela a distancia, pues observamos que es un dato irrelevante. Igual que irrelevantes son la nacionalidad de la familia o su método educativo (no es cierto que los unschoolers salen perjudicados). Estas cosas ni siquiera se suelen mencionar en los documentos. Observamos igual, que el factor principal que determina en que etapa nos dejan en paz es el factor humano, la persona que deba decidir si le parece correcto o no educar a un hijo sin escuela. Porque las leyes son las mismas para todos y solo su interpretación varía. Faltando esa ley que pudiera reconocer expresamente el derecho a educar en casa no tenemos otra opción que pasar por este desagradable trago si es que se presenta. Cuando indicamos (con las estrellas) que es hora de presentar una queja ante el defensor del pueblo, buscar un abogado o mandar las cartas de apoyo es solo una sugerencia, en absoluto algo obligatorio. Vimos que en algunos casos tuvo su importancia y lo decimos. Algunas familias llevan un abogado desde el principio, otras lo buscan desde que son imputadas, pero hay quien va ante el juez de instrucción sin abogado o con abogado de oficio y sale igualmente beneficiado, nunca se sabe. Lo mismo ocurre con los otros temas. Os dejo con el esquema, esperando que sea de utilidad y deseando que no nos obligue nunca ampliarlo, sólo archivarlo en el baúl de los recuerdos.

Fuente: Crecer en Libertad
Publicar un comentario en la entrada