13/10/13

Un cachito de mi - Estado de buena esperanza


En agosto mi pareja y yo acordamos que queríamos ser de nuevo papá y mamá. Y ahora llegados octubre ya puedo decir públicamente que esperamos ser papá y mamá para el verano.
La verdad que tomar esta decisión no ha sido fácil para mi, pues habiendo vivido una cesárea anterior me daba mucho miedo tener que llegar el día de que esta fuera la única posibilidad de dar a luz a mi futura bebé.
Esto tiene que ver con los comentarios de tipo: "Si has tenido cesárea lo próximo será cesárea", recuerdo muy bien quien dijo este comentario y fue a los 5 días de haber tenido a mi primera hija (hace ahora ya 4 años y medio). Fue mi médico de cabecera... Mi cara fue de "hola acabo de pasar una cesárea!!! menudos ánimos" En resumidas cuentas pude vivir como una angustia por el futuro parto. Eso desapareció con el tiempo, aunque la frase seguía retumbando en mi mente...
Por suerte mi participación activa en el grupo de lactancia me hacía sentir tranquila y con esperanza de que las cosas cambiarán. Y cierto es que la evolución del hospital me ha llenado de alegría y de confianza para poder creer en el parto vaginal después de la cesárea. "YUPI" es lo que me repetía dentro de mi cabeza al asistir a una charla informativa sobre las actuaciones del hospital. Después de la charla tuve un agradable encuentro con las Matronas, que expusieron la información, y me acabaron de convencer: "Si tu crees que puedes parir vaginalmente lo conseguirás", más "YUPI!!!". Esto fue antes de este verano y fui a mi pareja muy ilusionada con lo que acababa de recibir. Cabe destacar por mi parte que ya existe información suficiente acerca de los beneficios del parto vaginal después de cesárea.
Con esto quiero hacer llegar a aquellas mamás que hayan pasado por cesárea y quieran parir vaginalmente os puedo decir que la esperanza nunca se pierde!!!!
Publicar un comentario