31/10/12

La inteligencia del juego - Ojo de agua


Es un placer compartir una reflexión más en torno a las nuevas comprensiones que vamos alcanzando sobre el significado de una nueva educación para este nuevo tiempo.
En esta ocasión, las pesquisas han recorrido los senderos del juego, una actividad espontánea y transcultural que -incluso- trasciende a la especie humana.



¿Sabías que hasta los pulpos juegan? ¿Que el juego es la herramienta más importante para el desarrollo de nuevas redes neuronales? ¿Que el juego brusco es una actividad que facilita el aprendizaje de las relaciones sociales? Estas y muchas más informaciones sorprendentes avalan el hecho de que nuestros niños juegan y juegan sin descanso, si les damos el espacio para ello.
Igual que el pájaro no aprende geometría para hacer su nido todos los años, sino que “hace” geometría sin saberlo al construir su nido, el niño al jugar sin descanso “se desarrolla,  aprende a socializarse, madura y crece” sin saberlo. Está dotado para ello por la naturaleza.
En ojo de agua definimos como nuestra misión crear las condiciones para que la naturaleza haga su trabajo con la menor interferencia posible de nuestra parte; por eso, el juego es una de las actividades más desarrolladas por los niños y jóvenes.
Estáis invitados a este viaje hacia “La inteligencia del juego”. Podéis leerlo en:
Publicar un comentario