13/5/14

Un cachito de mi: Monitores y Cajeras


Hoy ha sido el día de monitores. Esto significa que escuchaban el corazón de mi hijo y la señal de contracción abdominal durante unos 40 minutos. 
Estoy de 38 y 3 días y a nivel de contracciones hay muy pocas. Ha sido una primera toma de contacto tras la cesárea. Se que hoy tocaba decidir que intervención queríamos mi pareja y yo para recibir a nuestro segundo hijo. Yo desde un principio lo tengo claro que quiero un parto vaginal y mi pareja también lo tiene claro que optamos por lo mismo. 
Hoy estando en la consulta de monitores me sentía molesta por estar ahí parada sabiendo que no tengo contracciones, que ha sido un aburrimiento... Mis pensamientos han empezado a invadir mi paz, como por ejemplo: "esto es una tontería..." Que bien que me he podido escuchar y comunicarme con mi pareja. Enseguida he caído en la cuenta de que me estaba poniendo a luchar, luchar contra un proceso que es protocolario del hospital y que ya sabía como funciona. Así que al charlarlo con mi pareja me he dado cuenta que tenía que aceptar que la situación no me gustaba y debía de darle un sentido distinto al de la lucha. Así que ya esperando a que me viese la ginecóloga (nos acababan de decir que ella nos diría el protocolo que hay que seguir después de una cesárea), yo le decía a mi pareja que ahora nos tocaba posicionarnos y reclamar el parto vaginal. Volvía a tener pensamientos de lucha y miedo. He parado de pensar para poder encontrar la estrategia que me daría la clave de llevar la situación de mi lado.
Y haciendo un poco de respiración, meditación, relajación... ( en cuestión de segundos ) lo he tenido clarísimo. Se que la estrategia que he tomado suena un tanto artificial o algo marciano, pero a mi me ha funcionado.
He pensado y comunicado a mi pareja que ya entendía la situación de otra manera.


He comprendido que las personas que trabajan en el hospital tienen unos procedimientos a seguir, (a pesar de que me encantaría que el trato en los centros de salud fuesen algo más emocionales y humanizadas) estos procedimientos en cada momento son de una forma u otra. A mi hoy me tocaba el procedimiento de monitores. Así que lo he comparado como si se tratase un trabajo de cajeras de supermercado. Ellas tienen que vender un producto, sean cerezas, o bien galletas. El protocolo a seguir es el mismo. Cuando pasas por caja te escanean el código de barras y te intentan vender algún producto en oferta. Pues yo me he imaginado que soy una clienta a la que le iban a vender un producto y he deseado que el producto fuese el parto vaginal :D
Al entrar en consulta la ginecóloga me ha preguntado si anteriormente había tenido cesárea, mi respuesta ha sido afirmativa. Luego me dice y vas a intentar parto vaginal y mi rostro de alegría de nuevo afirmaba la respuesta. Y ya está, prueba superada, he estado muy a gusto en la consulta después de esto :D; así que me he demostrado a mi misma la confianza que puedo depositar en mi a la hora de tomar decisiones y el entorno vibrará con mi pensamiento.
Publicar un comentario