20/6/12

Investigando: el BENCENO

Me llegó este correo electrónico:


 Un coche estacionado a la sombra durante el día con las ventanas cerradas puede contener de 400-800 mg. de benceno. Si está aparcado fuera bajo el sol a una temperatura superior a 16º C., el nivel de Benceno subirá a 2000-4000 mg., 40 veces el nivel aceptable....
                         

       La gente que se sube al coche manteniendo las ventanas cerradasinevitablemente aspirará en rápida sucesión excesivas cantidades de esa toxina.

       El Benceno es una toxina que afecta al riñón y al hígado. Lo que es peor, es extremadamente difícil para el organismo expulsar esta substancia tóxica.


Aire Acondicionado o Simple Aire de los coches                         
                         
      En el manual del conductor se indica que antes de encender el aire acondicionado, debe uno abrir las ventanas y dejarlas así por un tiempo de dos minutos , pero no especifican "el porqué", solo dejan entrever que es para su "mejor funcionamiento".- 
                         
           Aquí viene la razón médica:

       De acuerdo con un estudio realizado, el aire refrescante antes de salir frío, manda todo el aire del plástico caliente el cual emite benceno, una toxina causante de cáncer (lleva un tiempo darse cuenta del olor del plástico calentado en el coche). Por éso la importancia de mantener
los cristales abajo unos minutos.  
  
"Por favor No encender el aire acondicionado o simplemente el aire normal inmediatamente que se entra en el coche.
       Primero se deben abrir las ventanas y después de un momento encender el aire y mantener las ventanillas abajo hasta después de unos minutos.


          Además de causar cáncer, el Benceno envenena tus huesos, causa anemia y reduce las células blancas de la sangre.

       
Una exposición prolongada puede causar Leucemia, incrementando el riesgo de cáncer.
        También puede producir un aborto. El nivel apropiado de benceno e n lugares cerrados es de 50 mg. por 929 cm.2 

  
Así que amigos, por favor antes de entrar en el coche, abrir las ventanas y la puerta para así dar tiempo a que el aire interior salga y disperse esa toxina mortal. 



Así que luego de cierta credibilidad busqué alguna respuesta por el buscador y encontré  en el Blog Para Platicar en el café:



¿Benceno dentro del coche?



Anda circulando por ahí un correo de que no prendas tu aire acondicionado (AC) luego luego que te subes a tu coche, esto porque debido a los materiales del coche y al factor calor, puede haber benceno (gas tóxico y cancerígeno) dentro de tu coche. Entonces lo que debes hacer es bajar tu ventana para que circule el aire y ya después poner el AC.
Al igual que con el correo de las “dos lunas”, investigue un poco al respecto de que tan cierta podría ser esta información y esto fue lo que encontré.
De primera impresión el correo parece ser falso, ya que por lo menos la versión que me llego a mi está muy mal redactada lo que le quita cierta credibilidad, además en el correo mencionan “unos estudios” pero nunca especifican que estudios ni en donde. Sin embargo la información que dan acerca del benceno es correcta, ya que se trata de un gas toxico y cancerígeno y que se puede desprender de ciertos plásticos.
Así que me puse a buscar una fuente seria en donde se aportaran pruebas suficientes ya fuera para desmentir el correo o en su defecto, comprobar que lo que mencionan ahí es cierto. Y después de un rato de buscar encontré que si existió ese estudio y se realizó en Australia. Y es verdad que en los coches “encerrados” se puede encontrar benceno, aunque también cabe mencionar que esto pasa en los coches nuevos, sobre todo en los primeros 6 meses, ya que después de este tiempo el benceno disminuye de manera considerable.
Así que por esta ocasión, podemos decir que un 90% de lo que viene en ese correo es cierto.




Y el estudio que mencionan a continuación publicado por medicinatv.com:


Algunos coches nuevos desprenden sustancias cancerígenas, según un estudio





El olor de una tapicería nueva puede ser agradable. Y también poco sano. Un estudio en Australia ha confirmado que los gases que desprenden los materiales de los coches nuevos pueden provocar dolores de cabeza, mareos y falta de concentración, entre otros efectos. Pero el olor de los coches nuevos también contiene sustancias más peligrosas como el benceno, un conocido cancerígeno.
Un equipo australiano de la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Commonwealth (CSIRO) ha concluido en un estudio que los gases del vinilo y los materiales plásticos de los coches nuevos pueden producir dolores de cabeza, náuseas y somnolencia; un factor que debe ser tenido en cuenta pues podría ser causante de numerosos accidentes de tráfico. Pero además, en los gases emitidos por estos coches nuevos se encontró una cantidad de benceno (un conocido cancerígeno) cinco veces superior a la permitida en ese país.
Algunos síntomas que el estudio ha detectado son irritación pulmonar, sensación de hinchazón, somnolencia y mareo. Por ello, los autores de este estudio recomiendan que los automóviles incorporen mecanismos que aseguren una perfecta ventilación y renovación del aire, especialmente durante los primeros seis meses de uso.
Según el doctor Steve Brown, Jefe de Control de Calidad del Aire del CSIRO "al igual que el aire en nuestras casas y lugares de trabajo a menudo está más contaminado que el aire en la calle, sentarse en un coche nuevo nos expone a emisiones tóxicas por encima de los niveles establecidos por el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica de Australia (NHMRC)".
Para recopilar estos datos, el CSIRO ha estudiado durante dos años coches entregados a compradores durante las tres semanas siguientes a su fabricación. Entre las experiencias recogidas, figura la de un usuario que estuvo enfermo varios días con dolor de cabeza e irritación pulmonar, después de conducir su coche nuevo tan sólo diez minutos.
Según el doctor Brown, las mediciones del CSIRO revelaron un total de componentes orgánicos en el aire muy elevado (más de 64.000 miligramos por metro cúbico) en dos marcas de coche australianos, que fueron estudiados entre las tres y las diez semanas siguientes a su facturación.
Según este equipo de investigadores, en estos dos modelos de coches los niveles descienden un 60 por ciento durante el siguiente mes, "pero siguen superando los 500 microgramos por metro cúbico que permite el NHMRC".
Entre los componentes detectados por el estudio, destaca el benceno, un reconocido cancerígeno cuya inhalación anual máxima recomendada es de 16 microgramos por metro cúbico en Gran Bretaña. Aunque también se encontraron niveles peligrosos de otras sustancias que se sospecha que son cancerígenas, la ciclohexanona y el estireno. Otras sustancias encontradas fueron la acetona (un irritante de la mucosa), etilbenceno y MIBK (dos agentes tóxicos sistémicos) y el n-hexano (un agente neurotóxico).
"Para evitar la exposición a esta mezcla tóxica, la gente que compra coches nuevos debe asegurarse de que hay una perfecta ventilación con aire del exterior mientras se conduce, por lo menos durante los primeros seis meses después de la compra del coche", recomienda el doctor Brown, "aunque a veces eso no es posible en atascos, debido a la concentración de contaminación de los coches". Por ello, la solución final en opinión de estos especialistas, es que los fabricantes "reduzcan las emisiones de sustancias tóxicas de los coches nuevos".
Publicar un comentario