21/12/11

Una lección práctica de coaching: "mi hija aprendió a andar en bicicleta después de cuatro horas"

Un amigo que lee habitualmente Peques y Más nos envía una lección práctica de coaching que quiere compartir con los lectores. El objetivo que se marcaron era que su hija aprendiera a montar en bicicleta. Y es que dar pedales es es una buena forma de hacer ejercicio y relacionarse. Nuestro lector se llama Diego y es un experto en coaching. Nos comenta que “su madre y yo siempre hemos percibido cierta negatividad a la hora de aprender cosas nuevas y sobre todo aquellas que pueden entrañar riesgo de hacerse daño al realizarlas.”

Tenían el diagnóstico claro: “Ella no quería aprender, y cuando se ponía a ello duraba cuatro minutos. Sus palabras típicas eran: me canso, no puedo, no me gusta, la bici está mal, etc. Los padres le decíamos: serás la única que no sabrá montar, no es tan difícil, inténtalo, etc.” Diego nos dice que lo que les pasaba como padres es que estaban desenfocados e incapaces de ayudarla a sacar provecho a su potencial para aprender.

Así que diagnosticaron los temores que tenía la peque. Y para ello utilizaron técnicas de coach muy sencillas pero terriblemente efectivas. Detectar los miedos fue el primer hito dentro de su plan de acción.

Diego identificó que una de las cosas que más le gusta a su hija es expresarse a través del dibujo. Por ello, le pidió que se pintara haciendo lo que más le gusta y en el sitio que más le gusta. En el dibujo que hizo su hija se mostraba a si misma patinando en el campo un día de lluvia.

Luego le pidió que hiciera lo mismo pero con lo que menos le gusta. Y así dibujó lo de hacer deberes en el cole.

Con este pequeño ejercicio y hablando con ella mientras pintaba, toda la familia llegó a las siguientes conclusiones:

Tenía miedo a caerse y no llevar protecciones (se dibujó patinando con sus casco y sus coderas)
Montar en bici le gustaría si “ya supiera”
Así que construyeron un sencillo proceso en cinco pasos para alcanzar el objetivo:

Paso 1: cambiar el lenguaje, tanto ella como nosotros. Se “bonificaron” la ausencia de palabras, gestos y actitudes negativas en el caso de mi hija y por nuestra parte dejamos de utilizar palabras que no fuesen positivas, motivadoras y retadoras
Paso2: hacer que se sintiera cómoda, con sus protecciones y en el sitio que ella eligiera. Hacerle sentir, con los ojos cerrados, como se iba a sentir cuando aprendiera a montar en bici. Le comentamos que el miedo es un buen amigo pero que a veces se pone muy pesado y no le deja hacer otras cosas que el miedo no quiere
Paso3: seguir el proceso habitual de enseñar a montar en bici a un niño. Mensajes motivadores, gritos de ánimo….
Paso 4: felicitarla por el esfuerzo, abrazarla, reírnos y decirle los “puntos de mejora” para la próxima vuelta. Retarla y seguir motivándola
Paso 5: alcanzar el objetivo después de dos días y cuatro horas en total. Objetivo cumplido. En el momento que se lanzó ella sola, no os puedo contar el abrazo que nos dimos y lo orgullosos que estábamos madre, padre e hija

Las lecciones que nos transmite Diego, aplicando metodología de coaching, son:

modificar el lenguaje genera acción y produce cambios
visualizar las metas y objetivos es fundamental
hablar, preguntar, responder, hablar, dibujar, comunicar
retar y motivar sin parar
personalizar el problema y la solución. Porque los padres conocemos a nuestros hijos. Ellos son los protagonistas y conocemos cuál es su potencial
Diego es un experto en coaching y en técnicas para mejorar la marca personal. Cree que es una disciplina que se debería aprender en los colegios para conseguir alcanzar metas y superar los tiempos que corren y otros que vendrán en el futuro.

Le agradecemos a Diego toda la experiencia que nos ha contado y le animamos a que vuelva por aquí siempre que quiera.

fuente peques y mas
Publicar un comentario