15/12/13

La importancia de la educación en valores Acratas.

Educación en valores :
Los valores se transmiten a través de las vivencias y experiencias cotidianas a través de las cuales se introyectan los principios básicos de la filosofía y la ética humanista y/o acrata.
- La igualdad :
Partimos del concepto de que todas las personas nacemos iguales y todas tenemos rasgos diferentes, los cuales enriquecen la vida y las relaciones.
Hablamos de igualdad de derechos, de libertades y responsabilidades, de géneros, social y económica, cultural y educativa, teniendo en cuenta las capacidades, las posibilidades y las necesidades de cada persona, sin admitir ningún tipo de discriminación; ni por razón de sexo o sexualidad, ni de etnia o color, ni por capacidad, ni por edad, ni por preferencias; eliminando estereotipos sociales. Ya que la igualdad no supone que todas las personas han de dar o recibir lo mismo, porque cada persona es diferente.
En el espacio de aprendizaje colectivo “La Esencia”, aplicamos el principio de:
Cada uno/a según sus posibilidades y a cada uno/a según sus necesidades”.
La clave de las relaciones colectivas, pasa por conjugar la igualdad y la diversidad, para no caer en la pirámide de poder, la autoridad y la sumisión que arrastran las estructuras sociales.
Existiendo un concepto claro de igualdad, se activa la función colectiva, eliminando personalismos, individualismos, poderes, opresiones, coacciones, dependencias, miedos, discriminaciones, violencia y represión, manipulación afectiva y chantaje emocional.
La Esencia”, es un espacio libre de sexismo, racismo y especismo, evitando el lenguaje, los materiales y las actitudes diferenciales según el sexo, color o especie.
- La solidaridad y el apoyo mutuo :
Actúa contra cualquier deseo competitivo de situarse por encima o por debajo de los/as demás, eliminando los elementos negativos de las relaciones.
La solidaridad implica que cada persona deja algo de sí misma para proyectarse sobre quienes le rodean, en conexión con las necesidades de otras personas y al mismo tiempo va adquiriéndose la seguridad de recibir la misma respuesta de quienes les rodean. Es un intercambio elemental y cotidiano.
- La libertad responsable : (compromiso/responsabilidad)
Siendo iguales, diversos/as y solidarios/as, creamos LIBERTAD, tanto individual como colectiva, alcanzando cotas muy amplias de libertad. Porque la limitación de la libertad se encuentra en los desvalores de los que hemos hablado, es decir, en la desigualdad-discriminación; en la insolidaridad-competitividad-violencia-imposición-sumisión-dependencia-autoridad.
Y hablamos de libertad responsable, porque cada persona determina que compromisos asume para alcanzar la igualdad, la solidaridad y la libertad, en un camino de evolución y madurez, hacia el amor incondicional.
Los compromisos libremente aceptados, suponen un esfuerzo personal y una manera de analizar nuestras posibilidades y nuestras fuerzas en momentos puntuales, teniendo la opción de regular nuestra propia evolución, disminuyendo o incrementando los compromisos según la madurez y la capacidad, adoptando cada vez mayor autonomía.
La ayuda mutua y la solidaridad suponen formas de ayuda para la consecución de la responsabilidad, y para conseguirlo todo el colectivo debe hacer un esfuerzo constante, esfuerzo que consigue dinamizar la vida libre y autogestionaria.
- El respeto :
La libertad como derecho natural del ser humano supone el respeto a: moverse, correr, saltar, jugar, manifestar las emociones, hablar, discutir, confrontarse, divertirse, aprender, gozar, amar y ser amados/as.
La libertad de otras personas obliga al ser humano a compartir esta libertad elemental y por ello, se debe llegar a acuerdos encaminados a conseguir la libertad colectiva. Esto supone una disminución de los egoísmos y egocentrismos personales, aplicando el principio del respeto en todos sus ámbitos, es decir, respeto a la libertad personal, a la libertad del otro/a, a la naturaleza y a las cosas individuales y colectivas.
- La no violencia y el dialogo razonado : (resolución de conflictos)
Si no existen deseos de poder, de someter o de sentirse superior, no existe la eliminación de libertad ejercida por el miedo, la presión, la represión y la violencia.
Nuestra herramienta para eliminar cualquier forma de poder es el dialogo razonado. Decimos razonado porque en la mayoría de los casos el hablar no supone dialogo, sino una actitud de poder y sometimiento, ya que el razonar supone ponerse en la perspectiva del/la otro/a, escuchar, comprender, reflexionar y analizar, al tiempo que estar abierto/a a cambiar, a rectificar o a llegar a acuerdos libres y comunes y en caso de divergencias respetar las opciones y permitir sin violencia que cada grupo humano lleve a cabo aquello en lo que cree, sin presiones y sin coacciones, sin dogmas y sin verdades absolutas.
Las primeras experiencias en este campo se realizan cuando algunas personas tienen un conflicto y se reúnen en asamblea para solucionarlo de forma dialogada y pacífica, introyectando la experiencia y la vivencia de que la palabra es el instrumento humano por excelencia.
- La justicia :
Tener la capacidad de análisis y reflexión sobre cada situación concreta para buscar y tratar de encontrar la decisión más equitativa.
- La felicidad :
Consiste en que la persona se encuentre estable, equilibrada, sana mentalmente, madura según su edad y posibilidades; haciendo y rehaciendo sus experiencias, relaciones, afectos, necesidades, intereses y afinidades, sin miedos, rechazos, castigos, discriminaciones o represiones, defendiendo su derecho inalienable a construirse como quiere y desea, siendo ayudada a madurar, evolucionar y así convertirse en un ser humano auténticamente libre.
- La cultura :
El saber ejercitar nuestras mentes lo máximo posible conociendo la historia de la humanidad, nos capacita hacia la libertad, porque nos pueden manipular en menor medida. De ahí la necesidad de aprender, de saber, de ejercitar nuestra creatividad y nuestra maduración, para comprobar nosotros/as mismos/as que el poder y los sistemas autoritarios, se fomentan de la ignorancia, el fanatismo, y las religiones para poder mantenerse y perpetuarse.
Revolucionar las mentes posibilita una sociedad más justa, más libre y más evolucionada.
- El amor :
Amor incondicional, aceptando a cada uno/a tal como es, transmitiendo calma, seguridad, tranquilidad, ternura, ausencia de temores, reproches o sentimientos de culpabilidad. Potenciando formas y actitudes positivas.
*Para visualizar el documento completo del proyecto educativo LA ESENCIA:
http://laesencia.org/?page_id=90
Para mas información: educacion@laesencia.org
¡¡¡ Salud y aprendizaje ético y moral !!!
Publicar un comentario