7/6/13

Mi revelación - un cachito de MI



Ayer, uno de los mejores días de mi vida ( desde hace 2 meses). Lo que me sucedió ayer, me ha servido para crecer aún más personalmente.

Hace dos meses aproximadamente, cuando me disponía a marchar a pasar las vacaciones de pascua a Lorcha, empecé a tener una picor en la garganta. Se lo comenté a mi pareja Santi. Algo no iba bien en mi. Acabamos concluyendo que eran los cambios, que no me van bien. Vale acepté en el momento la situación. Al llegar a Lorcha mi nariz se llenó de mocos, vamos ya era oficial que tenía una congestión. Era un tanto extraña porque aparentemente no tenía dolor de cabeza ni ningún síntoma que pudiese dar sospecha de un constipado. Probé muchas alternativas para autosanarme. Intuición: 

NARIZ.- Nuestra intuición y sentido de conocimiento. Es la parte que sabe. El saber es un sentido interior, la metáfora de este sentido interior es la nariz, es la metáfora de un enterarse total, de saber que es así. (libro medicina del alma, de Eric Rolf) 

Con esto entendí que no podía controlar todo lo que sucede en mi vida. Intenté comprender mis sentimientos: tenía rabia, dolor, pena. En ese justo momento la situación educativa de mi hija me suponía mucho malestar.

También me hice autoreiki, incluso intenté lidiar con los conflictos internos. Tenía muchas cosas claras en mi mente. Pero notaba como no podía conectar con mis necesidades, como si no fuesen a la par. Fui varias veces a talleres de crecimiento personal, con Sarai. Me sirvió de mucho, aún comprendí muchas más cosas que sucedían a mi alrededor, y como estas me estaban afectando.

Sin embargo en todo ese tiempo la congestión nasal seguía estando, con su agravante de no poder oler ni saborear la comida. Con esto he aprendido a disfrutar de las texturas de las comidas.

Bueno llegado a este punto ya me había hecho mucha autosanación sin resultado continuo. A veces desaparecía la congestión, como por ejemplo, cuando caminaba, hacía ejercicio. Así que descarté que fuese una alergia, ya que era muy aleatorio cuando desaparecía la congestión.
No encontraba solución, tenía la media solución de una meditación que sana el interior. Pero no era del todo curativa, era muy parcial la sanación. Además pasé por varias enfermedades infeccionas (de orina y de garganta), cosa que me tenía muy desmotivada de forma integral (salud, mental y emocional).
Pero después del último módulo con Sarai, este sábado pasado (1 de junio 2013), vi que tenía mucha acumulación de pena, rabia y esto tenía que salir llorando. Así que me dispuse a llorar, no tenía ni idea de como hacerlo como ejercicio curativo, porque aparentemente no tenía motivos para llorar, pero lo tenía que hacer. El domingo, 2 de junio, me puse un vídeo triste y pude llorar. Y estuve casi una hora llorando. Ya no sentía carga energética alguna, ni lágrimas que sacar, así que decidí dejarlo para el día siguiente. Como el lunes no pudo ser, pasé un pequeño paréntesis en mi recuperación hasta el martes. Pero sucedió que se me olvidó establecer un tiempo para mi. 
Así que el miércoles por la noche, recordé entre lágrimas, que ya había pasado mucho tiempo para seguir con la congestión nasal. Que por muy acostumbrada que ya estuviese no dejaba de ser molesta, para mi y para los demás. Además mi hija ya llevaba una semana con congestión nasal (mi espejo y gran maestra).
Esto me sitúa al día de ayer jueves. Decidí tomarme en serio lo de meditar para poder obtener una sanación completa.
Y como de una varita mágica se tratase, funcionó. Encontré la solución. Después de 45 minutos de meditación guiada, halle una técnica que había olvidado aplicar. ¡Qué fuerte! Se me había olvidado respirar, por eso mis síntomas. Entonces haciendo las tareas de casa me daba cuenta de lo poco que entraba el aire a mi cuerpo, no respiraba, quiero decir que el aire que entraba no era suficiente ni pasaba del pecho hacia abajo el movimiento. Con lo cuál la ansiedad, preocupación y nerviosismo que entendía en mi mente, estaban grabados en mi cuerpo a la altura del diafragma, impidiéndome respirar y aliviar mi malestar. Así que empecé a respirar de forma consciente y tachan!!! mi congestión desaparición de forma parcial, y la cena la pude saborear y olfatear en toda su esplendor (era para mi una cena de dioses), sé que tendré que trabajarme un tiempo más para poder recuperar los 2 mese de congestión nasal.

Con esto quiero dar las gracias todas las personas que se he encontrado en mi camino, me ha servido de un gran aprendizaje y de autoconocimiento. A ti GRACIAS!!!

Publicar un comentario