26/10/09

Diario de un despido Lunes 26-10-09

Mi reincorporación laboral no fue muy deseada por mi parte hace ya tres semanas de esto. Pero la verdad que el trabajo me gustaba muchísimo así que tuve que volver con toda la normalidad que se pudiese desear.
Ya sabía yo que las cosas en la empresa no marchaban del todo bien, nada más tenía que consultar mi cuenta del banco para comprobar que faltaba los dos últimos meses de pago. Albergaba la esperanza de que pronto nos pagarían, pues ello se me prometió en una conversación privada y más adelante en una reunión de empresa.
El caso resumiendo y dejando atrás las semanas, es que al final llega el desenlace de la historia. Se nos comunica que el viernes por la tarde los SEÑORES (encargados de la empresa), iban a pasarse por la empresa con las cartas de despido. Por fin llegó el veredicto, pensé para mis adentros. Al menos ya nos dicen como se iban a quedar las cosas, ya que pienso que la incertidumbre es uno de los sentimientos más corrosivos que he vivido.
Pues bien de la manera más humillante nos hicieron hacer llegar las noticias. Los SEÑORES, con los cuáles ningún empleado había tenido trato con anterioridad, nos llamaban por nuestro nombre para que acudiésemos al despacho del DIRE. Una vez allí dentro, un ambiente un tanto ridículo y poco impresionante, se nos comunicó, de uno en uno, a 7 empleados en total de nuestro despido. Y bueno no es de extrañar la gran decepción que me llevé cuando vi el dolor y la tristeza que mostraban algunos, al recibir la noticia, ya que yo al menos lo tenía bastante claro que me iban a echar. En fin una vez más lo que deseamos y lo que pensamos nos hace ver las cosas como son.
Publicar un comentario en la entrada